Manifiesto

 

El documento que tienes en tus manos es muy importante para nosotros.

Es, a la vez, una guía que te explicará por qué este no es un hotel convencional y un registro de nuestro proceso de aprendizaje, experimentación y difusión de hábitos y prácticas más sostenibles.

Por supuesto no es obligatorio que lo leas para quedarte/trabajar con nosotros, pero estamos convencidos de que la información que aquí hemos condensado puede ser muy enriquecedora para ti, así que te invitamos a aprovechar alguno de tus momentos de descanso para leer —al menos parcialmente— todo lo que te queremos contar.

Detrás de este documento hay, principalmente, tres objetivos:

1-Exponer nuestra visión del mundo.

2-Contagiar a otras personas con nuestro interés por hacer las cosas de una manera que sea más respetuosa con el planeta.

3-Compartir ideas que pueden ser aplicadas en otras iniciativas similares, en tu oficina, tu universidad, tu espacio de coworking, en tu casa, en todas partes.

Esperamos que encuentres información interesante e inspiradora, y que te animes a ser, junto a nosotros, parte del cambio que necesitamos para preservar la riqueza de este planeta maravilloso.

SOBRE NOSOTROS FINCA AL LIMON ECOLODGE, como seguramente ya te has dado cuenta, no es un hotel convencional o un espacio para eventos común. La mayoría de espacios como el nuestro o parecidos convencionales suelen funcionar bajo la lógica de derroche y “comodidad a cualquier precio” … y nosotros no creemos que esa sea una manera justa —¡ni lógica! — de funcionar sobre un planeta que tiene recursos limitados, y que está habitado por personas inteligentes y sensibles, que saben que pueden encontrar verdadera comodidad sin destruir su entorno. Esa “comodidad a cualquier precio” que suelen ofrecer los hoteles convencionales le está pasando desde hace años la factura al planeta, y la estamos pagando todos nosotros, enfrentándonos a eventos climáticos cada vez más violentos e impredecibles, ecosistemas cada vez más frágiles, aire cada vez más contaminado, agua dulce y potable cada vez más escasa. En fin: un planeta empobrecido y en riesgo, como resultado —entre otras cosas— de que nos hemos acostumbrado a hacer la mirada a un lado, y a no afrontar el impacto que generan nuestras acciones cotidianas… y también las no tan cotidianas, como viajar y pasar algunos días en un hotel, casa rural o acudir a un evento especial.Por eso queremos ofrecer una experiencia diferente, mostrarte que la comodidad y el bienestar no tienen por qué ser sinónimo de desperdicio de recursos, y que es perfectamente posible disfrutar de tu viaje y tus días de descanso sin que eso implique dejar detrás de ti una estela de destrucción ambiental y desequilibrio social.